AQUEL TREN DEL AMOR.


Mi alma la reclama y ella se fue, para

no volver, solo me quede  cómo un 
lobo mal herido, no sé que le pasó a
sus besos, las mil caricias, me las
quito.

Yo nose, porque acepto ser mía, ahora

la nostalgia de su adiós me castiga el
alma, su indiferencia me mata, cómo
un  dejabu.

Las promesas se perdieron, cómo las

exhalaciones que el viento se lleva, no
quiero seguir muriendo aquí, ya son
muchas heridas en el corazón.

Algún día su mirada, su amor, sus locuras

se borraran y solo el tiempo calmara está
agonia, no habra más de ella en mi alma,
su nombre lo habré olvidado.

TRAICIÓN.


Es difícil en la vida

perdonar una traición

es tan profunda la herida

que no tiene curación.

Ese perpetuo sufrir

no lo puedes soportar

se hace insufrible vivir

si no puedes olvidar.

Pararte a reflexionar

no te servirá de nada

volverás a recordar

esa ofensa mal curada.

Perdonar no es olvidar

esa acción jamás se olvida

es volver a confiar

con la ilusión ya perdida.

El daño es irreparable

para el que ha sido ofendido

el placer para el que ofende

acaba siendo un castigo.

MI SOMBRA Y TÚ.


  • Que radiante era tu sonrisa

    que vi con coloridos cuadros 

    sentí mi corazón en la cima

    de un monte de enamorados

    Con mi sombra y ahogado 

    no tendría que amar

    la sombra que he cargado

    nunca contigo al andar.

    Esas tardes de lluvia

    después de un baile inusual

    mi sombra no la sentía 

    era por tu luz al andar.

    Mal sobre mi, casual

    mi sombra me daño

    y a ti te daño

    pero no era esa sombra, era yo

    Fui tan estúpido

    no tendría que amar

    esta es mi última lluvia

    pero sin amar.

REGRESA, MI AMOR.


Dónde, dónde estarás,
mi niña consentida,
me arrancaste la vida:
¿me la devolverás?

Cuándo retornarás
a esta senda perdida,
siempre tendrás cabida,
dime; ¿regresarás?

Bello ángel de ternura,
sáname del dolor;
cúrame la locura,

regálame tu amor;
bella niña tan pura,
sana mi corazón… 

AMOR MUY MIO.


La mañana engalana a través de cantos 

alegres en pajaritos habilidosos, 

asomas tu rostro en medio de la ventana 

regando sonrisas a los paisaje verdosos.

Quimeras de amor increpas a mis ojos

sedientos de tu cercanía esplendorosa,

versos del corazón adornan sentimientos 

presentes en ti mujer amorosa.

Risas atadas a tus suaves labios 

relucen muy espontánea y segura,

desprendiendo de mi pecho dulzura 

ante tu acoso romántico con escultura. 

Llamas al viento abriendo los brazos 

muy suaves ante la andanza del frío, 

corres hasta mis brazos en busca del 

sentimiento  del amor muy mío..

ILUSIONANDO MI MEMORIA.


En el inter del camino,
tarareando una canción,
me senté a la orilla 
ilusionando a mi memoria;
agolpé, de pronto,
las huellas 
de mi ser  peregrino
y las eché a volar
intentándolas acariciar.
Desilusión mayor
de mis pies heridos,
volteando la mirada compungidos,
queriendo olvidar
tardes pisando vidrios
y noches pasando frío;
arrastrando, en ocasiones,
pedazos de mi alma,
cavilando temores 
arremolinados por el viento,
susurrando un te quiero
y dejando en cada paso
el vacío de los recuerdos…

VERTE DORMIR.


Me gusta velarte el sueño, 

verte, los labios al dormir,

imaginar que estoy ahí

cuando te tocas el cuello

y ser de tu calor el pañuelo

verte, acorta las distancias

de este corazón lleno de ansias, 

de tenerte junto a mi lado, 

verte y quedarme callado

imaginando nuestras fantasías…. 

SOLEDAD Y NOSTALGIA


En solitario mira el cielo sombrío 

y la radiante luna llena,

piensa para sus adentros 

en la grandiosidad de la natura.

De la nada, la añoranza 

vestida de luto y con tul de tristeza 

revive esos ayeres

que se niegan a ser olvido.

El silencio acaricia su espíritu,

tenue brisa le susurra al oído 

“debes liberar ese sentimiento”.

Los amargos recuerdos se disipan 

como estelas de nubes

y con pasos briosos llegan 

gratos momentos vividos.

La serenidad la acoge en sus brazos 

y al hacerle compañía siente ella

le fortalece, dándole paz a su espíritu.

HOJA DESATADA.


Entre el hueco
de las lágrimas,
pensaba en las hojas
desatadas que azotan
el mar huracanado,
el olor a gardenia
de tu cuerpo aceitunado,
en medio del agua de tus soles
almendrados 
bañados por el sol de primavera.
Sabía que de cierto
el corazón de pronto
se vuelve un nudo
que en silencio toma
nuestros brazos
y desnuda nuestro cuerpo,
conversando callado
viviendo a su manera.
Me encantaría que me dieras
de tu vida
la luz de tus párpados;
la carta guardada
en el cofre de tu alma,
el verde de tu espíritu
que huele a jazmín
y a gardenias.
No sé dónde estarás 
no sé que rumbo viajarás,
nos dijimos adiós,
de pronto, la poesía de tu cuerpo
vuela a la distancia
acallando mi tristeza,
hoja desatada…

EMBELESADO.


Qué bella está la flor que ha florecido

en medio del jardín que habita mi alma

muy fresca como el agua en la cascada

que cae con el sol con mucho brillo.

 Y es bella su corola y su racimo.

Sus hojas son color verde esmeralda,

moviéndolas el viento en la explanada…

¡Gozando sus ternuras y cariños!

 La flor que hay en mis manos me deslumbra,

con todas sus virtudes y belleza.

Feliz está mi ser cuando se juntan,

 sus pétalos que saben a frambuesas

– rojizas   y sabrosas por maduras –

¡Con besos que hasta el alma me embelesan!

A %d blogueros les gusta esto: