AL OTRO LADO DE ELLA.


Ella se detiene un día mas frente a la ventana, aparta la cortina con delicadeza y mira al exterior, pero más allá de aquella ventana solo llueve.
Permanece inmóvil, con la cara recostada en el cristal,  es como si el recuerdo, se hubiera apoderado de sus pensamientos; las gotas golpean con furia, pero nada consigue romper el trance del momento .
Sus manos sostienen una rosa, marchita, sin color, sin vida y como un ritual… sus labios la besan con ternura; casi al instante, varias lagrimas  huyen del mar de sus ojos, buscan un lugar donde ir,  un rincón donde ocultarse, se deslizan por las mejillas del mismo modo que las gotas de lluvia en los cristales , hasta que al no encontrar a nadie que las atrape llegan al suelo y mueren.
La pena se mezcla con el vaho de su respiración ,  tras dibujar con sus dedos un corazón cierra de nuevo la cortina y se va.
Yo quisiera atrapar sus lagrimas, yo quisiera poder decirle cuanto la quiero, pero tengo prohibido hablar.
Al otro lado de ella  crece en mí la misma pena, al otro lado de ella mis lagrimas se pierden igual que  las suyas, pero hasta que no deje de llover en su corazón seguiré andando descalzo por los guijarros de sus recuerdos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: