AUNQUE SE MARCHITE LA PIEL.


 

La piel se ha marchitado dejando tu sonrisa

como el dulce enunciado de celestial premisa.

Dolores de un momento, mis mejillas marcaron,

tu consejo y aliento muy pronto me aquietaron.

Las penas con mi acento en mi ser se apagaron,

por besos con sustento que tanto amor sembraron.

Nuestros ocres colores se bañaron de luna

quedando sus fulgores como ingente fortuna.

Hoy la vida ha dejado su pisada precisa,

son historias de un cuento que ilusiones saciaron

y tatuaron albores que el corazón acuna.

No existe pena alguna,

continuamos viviendo momentos vehementes

porque seguimos siendo del amor exponentes.

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: