¡QUE CERCA, QUE LEJOS!


¡Qué cerca te tengo!
¡Qué lejos te siento!

¿Me das tu sombrero?
En mi corazón 
te espera una silla. 
¡Siéntate un momento!
y así podrás ver
como es cada día 
en mis aposentos.

¡Qué cerca te tengo!

Mira estas paredes
que el moho deslizan 
y este oscuro espejo
que ya nadie mira
desde que tus ojos
les negaron vida.

¡Qué lejos te siento!

Son eternidades
los pasados tiempos.
La luz de esa hoguera
que ardía en mí adentro
y el calor tan dulce
que daba tu pecho.

Y esa cama estrecha
donde nuestros cuerpos
corrían trigales
y prados inmensos.

¡Qué cerca te tengo!
¡Qué lejos te siento!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: