RENACER EN UN MILAGRO.


Me fui de mí por un momento,

me fui a encontrarme con mis dudas,

sin atinar a mi impaciencia,

y tomé por el atajo del despecho…

en un viaje a lo perpetuo,

deshojando penitencias,

esquivando mis pecados,

intentando encubrir a mis defectos.

Mirando al frente me perdí en la incertidumbre…

evitando regresar por los recuerdos.

Hui de todo lo que empaña mi existencia…

arrastrando la cadena de mis culpas…

que esclavizan mi destino.

No quería acordarme de más nada.

Borré de mi alma emociones del pasado…

sentimientos disgustados,

un sinfín de latidos deprimidos.

Me fui muy lejos donde ya no había sueños,

donde todo parecía un espejismo de delirios,

a un oasis erigido del insomnio.

Allá llegué casi vacío,

desalentado por lo impío de mis actos.

Y aquí estoy intentando redimirme…

empezando otra vez …

avergonzado de mis miedos…

y aferrado de un “quizá”,

con un manojo de esperanzas que subsisten,

y un “tal vez” que, aunque distante…

aún me tiene suspendido…

intentando renovar la utopía de emerger de las tinieblas…

y renacer en los suspiros de la aurora…

como obra de un milagro.

ESPERARÉ SIN DECIR NADA.


No me importa dónde estés.

Solo necesito saber que existes,
aunque sea en otra vida:
Yo te encontraré a donde vayas.
en cualquier circunstancia.
No importa en qué siglo te encuentres.
Yo te buscaré en todas las galaxias.

No existe un más allá de la vida,
que pueda más que un amor que nunca acaba.
Simplemente dame una señal…
Solo necesito una luz que alumbre la esperanza;
un imposible que demuestre que nada nos separa.

Yo subiré a rastras hasta la cima del Teide,
allí donde la vida es casi imposible,
y juro que encontraré la violeta más preciada,
aunque tenga que esperar que nazca de la tierra volcánica
Allí estaré, aunque sean espejismos de mi mente cansada.
Aunque sean sueños que solo existen en un poema olvidado.
Alií esperaré, sin decir nada…

A %d blogueros les gusta esto: