ESCRIBIRLE SIEMPRE AL AMOR.


Que dicha la que se siente

cuando al amor le escribo

y lo bueno que me ha dado

junto a mi amada lo  revivo.

Mi corazón me lo pide

y yo escucho su clamor,

porque no hay nada más bello

como escribirle al amor.

Lo que sucede en mi alma

es una en una gran emoción,

cuando  le escribo al amor

con una intensa pasión.

Siempre  he tenido en la vida

la más grande disposición,

para escribirle al amor

con mucha dedicación.

He pasado toda mi vida

amando y siendo amado

y escribir para el amor

lo hago con gran agrado.

Tengo metido en mi pecho

un deseo muy profundo,

escribirle mucho al  amor

y repartirlo por el mundo.

AMANECER…………. (¿al regreso del más allá?)


Dulce locura esta de vivir entre sueños fantásticos,
en medio de una luz de paz que paraliza;
regresar a la realidad de todos los días
en un amanecer inigualable
en medio del letargo (¿de otra vida?)
sin saber si es de noche o es de día.

Toco sin querer la suave piel de tu espalda desnuda,
y siento que el corazón late fuertemente,
como solo late ante el peligro
o como aquel día…
(¿Acaso late el corazón en otra vida?)

Despierta amor, despierta,
que ya ha despertado el sol
y el mundo gira..
Despierta, despierta,
antes que despierte la rutina que paraliza.
Despierta mujer, despierta,
que ya están despiertos,
como solo lo están en esta vida,
los deseos del nuevo día…·

POCO A POCO.


Poco a poco, te has metido;

paso a paso, tú has robado

y pulso a pulso, atrapado,

este corazón sufrido.

 Poco a poco, te he querido;

paso a paso, me has ganado

y pulso a pulso, has sanado,

este corazón herido.

 Y en el alma sigue y vive,

sanando una triste herida,

porque en vida, ella pervive,

 con su amor que bien valida;

y junto a ella, se revive…

¡Una larga, larga vida!

A %d blogueros les gusta esto: