TU AMOR, EL FUEGO EN QUE ME QUEMO.


En mi mente oleadas de pensamientos cuasi prohibidos…

Torbellino de deseos incapaces de ser ocultados…

Sentimientos que afloran a través de cada poro de mi sediento y hambriento ser…

Días tras días…

Noches tras noches sin solución de continuidad…

te piensan, te anhelan, te necesitan…

Todo yo, cada centímetro, cada poro de mi cuerpo te busca, te presiente, te desea…

Mi respiración se agita, mis fibras más íntimas se enervan sedientas de ti…

Y mi sexo, vehículo de mis sensaciones,

se enerva, se erecta y explota en el orgasmo que, cuál volcán en erupción,

estalla en llamaradas de fuego que todo a su paso quieren poseer…

Exploto y mi intimidad todo su fuego expulsa queriendo encontrarte para quemar de placer tu interior.

Te grito, mi fuego es tuyo, lo mío es tuyo, todo tuyo dulce ser que mi pasión despierta y mi vida rejuvenece…

EVOCACIÓN DE SUEÑOS PERDIDOS.


 
Quiero hablarle de amores como en lejanos tiempos,

y extasiarme en su imagen, para hacerle un poema

que le diga: te extraño, porque aún te deseo.

Bien podría contarle de mis noches las penas

añorando constante sus sonrisas y besos

que tenían la magia que Afrodita les diera

mi quimera expresando, con nostálgicos versos,

le diría en sus rimas, que palpita en mis venas

el ardor que llenaba, de pasión nuestros cuerpos, 

con las notas celestes de una cítara griega,

tocaría sonatas que despierten su anhelo,

y la llama encendida de lascivia me ofrezca, 

con las sábanas tibias de su mágico lecho,

bebería con ansias, la magnífica esencia

que destilan las copas, de sus mórbidos senos.

Su recuerdo estimula, mis neuronas frenéticas

y despierta el delirio de tenerla de nuevo,

y vivir la locura, tan divina y suprema,

de sentir a mi lado su enervante jadeo.

A %d blogueros les gusta esto: