LLEGASTE CON LA LLUVIA.


Llegaste una noche de lluvia
por la ventana semiabierta
fuiste brisa tibia que en el

lecho se hizo Mujer
Hiedra apasionada trepaste
por mi cuerpo me enviólviste
con tu piel, dejando libres mis
manos que inertes a mi lado sin
atinar a detener tu enajenante
manera de sojuzgar
mi virilidad entre tus labios 
hasta saciar tu avidez
Tomé en delirio tu rostro y a mi
boca te elevé, juntos los labios
compartiendo sabor de amor

Sujétame ahora, en este ir y venir de sonrisas
sujétame en tus labios entre dulces besos
Sujétame ahora que que mi corazón es vital
y mis manos llevan a nuestra intimidad la codicia
experiente y fogosa trascendental para elevar la
cópula a un estrecho lazo que desde el sexo anude
el alma y sean una amorosa conjunción

Deja que hable tu cuerpo
deja al silencio ser murmullo primero
Deja tu sangre impulsarse
ser mar embravecido en nuestra noche
susurra tus miedos suspira tu amor
gime y grita el gozo conmovedor liberado
En un último impulso pálidos ambos dame
tu sollozo de regocijada emoción

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: