LUCES DE AMOR.


el recuerdo imborrable de su brío;

y en mi mente su imagen la retengo

destilando su regio lucerío.

En las noches, a veces me entretengo

dibujando su delicado señorío;

con aquel su magnífico abolengo

de una diosa, con místico atavío.

Recordando su voz tan dulce y tierna

delirando me encuentra la mañana;

porque extraño su encanto tan glorioso;

ya que fue de mi vida luz eterna

que me abriera de amor su gran ventana;

con su rayo divino y luminoso.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: