«EL DON JUAN»


 

Galante, muy romántico y poeta,

disfruta del placer de la conquista;

sus ojos se convierten en saeta

si mira alguna dama bien provista.

Camina bien erguida su silueta

igual que los galanes de revista;

portando blanco lirio en su chaqueta,

de amores se convierte en catequista.

Sonriente, muy labioso, y con soltura,

sus labios siempre tienen la palabra

que encanta, que enamora y que seduce.

Por ello, las mujeres, con locura

permiten que su cuerpo siempre se abra,

a tórrida pasión que un beso induce.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: