EL DOLOR DE LA TRAICIÓN.


Sientes frío inclemente, se entristecen tus horas,
afiladas nostalgias van cubriendo deshoras.

Solitarios momentos te acompañan callados,
su partida es dolor, un instante penoso
que te dejó abatida, con los nervios trozados.

Fue difícil vivir con el yugo angustioso
de una vil felonía de momentos malvados,
fue su espíritu insano de pensar alevoso.
Con paciencia lo malo con tu garra lo ignoras,
y buscar ser feliz, es tu reto valioso.

Al Divino con ansias, fortaleza le imploras,
el apoyo sagrado se convierte en hermoso,
tienes fe de lograr el retoño que añoras,

sin dolor, sin cadenas, sin tatuajes labrados,
caminando por sendas de paisajes dorados.

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: