QUIERO ROBARTE UN BESO….


Quiero robarte un beso…
Aún a sabiendas que 
el volcán de tus labios 
acabarán por quemar
mi cuerpo y mi alma.
Quiero robarte un beso
Robarte el dulce aroma 
a miel y canela que 
me traen loco.
Quiero robarte un beso
aún sabiendo que 
con ello seré prisionero 
de tus deseos.
Quiero robarte un beso, 
porque tu boca, 
abre entre tus labios 
las puertas al paraíso. 
Quiero robarte un beso, 
entre la noche y el alba 
para que el sol y la luna 
sean testigos 
del fuego que consume 
mi alma encendiendo
a su paso la pasión 
en mis venas
Quiero robarte un beso 
tan solo por ser el ladrón
de tus encantos …

POETAS SIN DESTINO.


Ellos deambulan por entre las calles vacías

En las madrugadas que desvelan sus sueños

Llevan entre sus manos el corazón expuesto

Mientras se les desdibuja de a poco el alma.

Vagan sin destino como el mismo viento

Su sendero es un suspiro que se vuelve abismo

Donde caen cada noche de insomnio inesperado

Porque les habita la soledad entre tanta gente.

Invisibles a las miradas se pierden en silencio

Suelen volverse sombra al atardecer triste

Y son melancolía de aquellos instantes

Cuando comparten también sus ausencias.

Intangibles como besos que se piensan

En el árido desierto de unos labios olvidados

Desfiguradas las palabras ya quebrantadas

Otrora esencia de poemas abandonados.

Vencidos por el tiempo que los consume

Hombres ya sin alma con sus alas rotas

Creyendo en el amor eternamente

Ellos son los poetas sin destino.

ELLA…


Ella, costura de mi alma,

remiendo de mi vida,

puntada de mis heridas,

ungüento de mis sueños.

Ella, luz para mi ceguera,

perfume en mi soledad,

canción de mi sordera,

camino de mi primavera.

Ella, piel de mi cuerpo,

aliento de mi boca,

retina de mis ojos,

labios de mis besos.

Y si nos vemos envueltos en bola de fuego,

que levanta nuestra piel ampollas de deseo.

Y si ardemos en ese infierno que nos aguarda al final,

para fundir nuestros cuerpos como brillante metal.

Y si desnudos ardemos en la arena del desierto,

serán nuestros huesos los fósiles los que amen. 

¿QUE SI TE QUIERO?


Que si te quiero? 

Pregúntame cuando mi mirada se hipnotiza por tu rostro. 

Que si te quiero?

Mi cuerpo te lo susurra con cada  abrazo, con cada cariño que te muestro. 

Que si te quiero?

Mi sonrisa te lo grita a diario cada vez que contigo puedo hablarte. 

Te quiero mi corazón, mi alma y mi mente no solo te quieren porque ya empiezan a amarte. 

AL FILO DE LAS DOCE…..


El silencio

se hace dueño de la noche

a la espera

mi virtual luna

desgarre con argénteos rayos

procelosas nubes

que velan mis anhelados sueños.

Mientras tanto,

en los ancestrales recovecos

de la fantasía,

aladas luciérnagas

hacen de guía

en recuperar

mi primer amor.

Indefenso,

lacero la memoria.

Ráfagas de vividos desencantos

se acumulan a mi alrededor:

(atormentada hojarasca

en un bosque de desilusiones

y malentendidos)

Al fin,

radiante claridad

rompe la espera.

Mis sueños

recobran cuerpo,

 cuerpo!

… al filo de las doce.

NO PUEDO EVITARLO…..


No puedo evitarlo…

No puedo evitar abrazarte,
cuando tienes miedo,
cuando vuelves a mirarme,
o cuando te pienso.

No puedo evitar abrazarte
como hace los sueños
cuando vuelvo a soñarte
o cuando despierto.

No puedo evitar abrazarte
como hace el viento,
como hace la lluvia a mares
cuando cae desde el cielo.

No puedo evitar abrazarte
como hace mis demonios,
como hace mis angeles
cuando al amarte parezco loco.

LLEVAME.


Llévame en tus ojos
en la fresca caricia
que regalas al cielo.

Llévame en tu corazón
en tus latidos exactos
pronunciando mi nombre.

Llévame en tu memoria
en tus sonoros versos 
descubriendo la alegría.

Llévame en tus labios
en donde no hay división
y la unión no tiene final.

MUJER DE ARENA.


Mujer de arena,

Tu mirada exuberante, me engrandece.

Me invita a cortejarte, desde tus delicadísimas manos,

Hasta el broche, del dorso de tu alma.

profusa como la arena del desierto.

Te desvaneces…

Afuera es demasiado profundo para buscarte.

Oh mujer de arena,

Siempre danzabas floreos de portento.

Como un ángel, rebosabas tanta belleza.

Pero te desvaneces, como los alientos de la tarde.

Nunca me atreví, a expresarte, mi sincero amor.

Ni me imaginé, errando sin ti.

Soñé que eras la costilla, que avivaría mi alma.

Pero eclipsándote en un acto de malabar.

Deshuesaste mi corazón hasta acabar.

GUARDIÁN DE TUS OJOS…. DOS.


No sé qué sentir… pues me gusta mirarla

y me hiere encontrar en sus ojos tristeza,

pues son arcoíris sus bellas miradas

que nacen del llanto… cristales de pena.

Quisiera tan solo tomarla en mis brazos

borrar su tristeza, cubrir su dolor…

sanar cada pena, secar todo el llanto

y curar por completo a su corazón.

Permíteme ser el guardián de tus ojos

en esas noches de alegría y temor.

Permíteme ser el guardián de tus ojos

mas no la causa de tristeza y dolor.

GUARDIAN DE TUS OJOS.


A la niña de mirada triste,

la mujer que nunca conocí

sin embargo, la que tanto quise

por simple hecho de mirarme así.

Cuanta pena se puede encerrar

en la más bella y dulce mirada

cuanto misterio puede ocultar

entre sus ojos, detrás de su alma.

A %d blogueros les gusta esto: